Está terminando 2021 y todavía hay mucho que solucionar en relación a la Ordenanza de Movilidad Sostenible (OMS) y su repercusión en los talleres mecánicos. Y el reciente pleno municipal que lo trató solo ha puesto un parche y buenas intenciones, algo que es a todas luces insuficiente.

La falta de solución respecto a la OMS echa más leña al fuego en un momento complicado para los talleres de automoción en Madrid.

Estamos en un momento complicado para el sector en el que muchos factores están poniendo en peligro el sustento de los más de 600 talleres mecánicos reunidos en ASETRA y las familias de sus trabajadores. Subida de la luz. Incremento de los costes de transporte. Escasez de determinados suministros. La pandemia que ha supuesto menos desplazamientos y que las familias coloquen el mantenimiento de su vehículo por detrás de otras prioridades. Y suma y sigue.

En esta situación, la falta de entendimiento y de una solución efectiva y definitiva sobre esta problemática es una losa más sobre la difícil situación de estos negocios. Y de los cientos de empleados y autónomos que trabajan en ellos. En juego está su supervivencia y el sustento de sus familias.

 

 

Promesas, acuerdos insuficientes y demandas sin solución en la polémica de la ordenanza de movilidad sostenible de Madrid.

Los parches no solucionan las demandas de los talleres de vehículos en Madrid.

En un reciente pleno municipal el Ayuntamiento se trató este tema. El Concejal Delegado de Movilidad y Medio Ambiente confirmó que los talleres situados en el interior de la M30 (a excepción de aquellos situados en Madrid Central) podrán seguir recibiendo vehículos A de residentes de todo el municipio.

¿Qué quiere decir esto? ¿Es una mejora?

Lo es. Pero es claramente insuficiente.

Los talleres mecánicos valoran poder recibir vehículos A de residentes en cualquier distrito de la ciudad y no solo del distrito en el que están ubicados. Pero, ¿qué pasa con los clientes de otros municipios? Perder esa clientela es un daño tremendo para los profesionales que ya cuentan con un mercado mermado por diversas circunstancias.

Hay muchos municipios aledaños de los que provenía buena parte de la cartera de clientes de los talleres. Y en los que en situaciones normales podrían captar clientela. Pero se ven atados de pies y manos en la situación actual, reduciendo así sus posibles clientes de manera drástica.

 

Las promesas sin fecha de resolución se las lleva el viento y los profesionales necesitan respuestas.

En ocasiones anteriores, como en esta, también se ofrecieron a estudiar el tema. Es lo que ocurrió con los parquímetros. ¿Se ha solucionado? No. No se ha movido un dedo pues supondría recaudar menos. ¿Y qué ha supuesto esto para los talleres? Un gasto añadido importante para no perder clientela de fuera de su distrito.

Al final los talleres de dentro de la M-30 han tenido que buscarse la vida, cada uno como mejor ha sabido o podido hacerlo. En algunos casos han optado por pagar plazas de garaje. Un coste más que relevante que ha reducido de manera drástica su ya exiguo margen de beneficio. En otros, poniendo tiques. Algo que además del gasto supone una pérdida de tiempo y una necesidad de atención tremendas cada día. También ha habido quienes se han visto obligados a arriesgarse a recibir multas y no han tenido otro remedio que pagarlas.

En definitiva, unos costes y quebraderos de cabeza añadidos a la dificultad de mantener y dirigir de forma eficiente y profesional un negocio en tiempos difíciles.

 

 

Qué piden los 600 talleres reunidos en ASETRA Madrid.

Es importante recordar cuales son las demandas de los 600 talleres que forman parte de ASETRA Madrid. En Repuestos Miguel como conocedores de su situación y de alguna manera “socios” de estas empresas, apoyamos sus demandas.

Poder reparar vehículos sea cual sea el municipio en que estén empadronados sus propietarios.

La demanda de los profesionales se resume en solicitar que cualquier vehículo pueda entrar a un taller situado en el interior de la M-30 para ser reparado o para su mantenimiento. Sea o no su propietario residente en el municipio de Madrid.

 

Agilidad, plazos lógicos y soluciones reales.

¿Qué piden los talleres a los políticos municipales? Que conozcan realmente la problemática y se involucren en la búsqueda de soluciones efectivas.
El antecedente de los parquímetros es pésimo. No se hizo nada para mitigar el problema generado por la necesidad de aparcar los coches de los clientes en la zona SER. Y temen que ocurra algo semejante con la Ordenanza de Movilidad Sostenible (OMS) aprobada en Septiembre de 2021.

Por eso los talleres piden a los responsables que agilicen la toma de decisiones y que estas impliquen soluciones reales para los talleres, los profesionales que trabajan en ellos y su clientela.

Es cierto que se han comprometido a realizar un estudio de impacto que analice las repercusiones de las restricciones circulatorias para los talleres de reparación y mantenimiento de vehículos. Para que sea efectivo y no se alargue innecesariamente se pide que ponga plazo a las actuaciones y así no quede todo en buenas palabras o se actúe demasiado tarde.

 

Ante la falta de soluciones, ayudas compensatorias.

¿Y si deciden no solucionar el problema? En ese caso se pide que el daño sea compensado de forma adecuada y justa mediante ayudas económicas públicas que compensen la pérdida de facturación de los talleres. Porque estos se ven obligados a renunciar a una parte de sus ventas debido a las imposiciones de la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible.